Influencer con más de un millón de seguidores, Ian Lucas genera contenido desde hace muchos años, y cada vez son menos las opciones de sorprender a su fiel público. En este caso el joven decidió comenzar a pintar cuadros para pasar el tiempo durante su cuarentena.

Pero no eligió ni acrílico, ni temperas, ni pintura. El joven vio un documental Hindú en National Geographic, donde pintaban con comida. Luego de varios intentos de encontrar arte en la salsa de tomate, la mayonesa o el atún, Ian encontró en los pepinos agridulces una fuente de inspiración. De este modo surge el Pepinazo, un nuevo movimiento artístico de la década actual.

https://www.instagram.com/p/B-5atsQAWUB/